viernes, 9 de enero de 2009

Bad taste.


Estoy:

seco,

solo,

sangrado,

sin cerebro,

sin aliento,

sin...

1 comentario:

Miki dijo...

Alguna vez me insistìa tanto para dejar ir los recuerdos, para llegar al final del asunto, para sentirme completo.

Cuando llegaba la noche ese mismo recuerdo era mas fuerte y se exaltaba, casi me hacìa morir, estallar incluso en el dìa, pues todo lo que se compartiò y viviò permanecìa como un destello eterno, incluso mas brillante que el dìa, no podìa recuperarlo, pero quedaba el saber que en su momento lo vivi y fue real aunque solo hubiera sido en ese instante.

Yo veìa en todas partes eso de lo que querìa huir, lo mismo que me atraìa sin control.

Fue entonces que pude enfrentar mi propio sentido de la resistencia y hacerme mas fuerte quizàs un poco usando la necesidad de sufrir para eliminar todo rasgo que me hiciera daño pero solo por un tiempo, no mas.

Todo esto me demostrò que al cabo de un breve espacio, habìa sobrevivido
que ahora yo era mas fuerte que el, que todo, que todos, que el mundo, que el viento, que lo que no se ve. Y que siempre viene en camino algo mejor, aun cuando pensemos que no hay rumbo, quizas sin saberlo vamos en el camino.

Admirable es el poder sentir. Lo demàs es cuestiòn de tiempo como decìa Salvador Elizondo, "el recuerdo es la señal de que empezamos a olvidar"

Mil besos a ti.
Bonito Fènix

Miguel Àngel